Deportes

|

Sportivo 2 - Jorge Newbery 0: Se impuso por merecimientos

 

 

Sportivo (San Cayetano) 2

Jorge Newbery (Lobería) 0

1 – Darío Aranguren

1 – Matías Irigoyen

2 – Lucio Tolosa

2 – Leonel Armanelli

3 – Blas Amoroso

3 – Marcelo Massán

4 – Ever Peña

4 – Gonzalo Waslet

5 – Mario Aguilera (Capitán)

5 – Claudio Omar (Capitán)

6 – Emiliano Coppens

6 – Mario Cardozo

7 – Nicolás Baigorria

7 – Lucas Pérez

8 – Esteban Rodríguez

8 – Gustavo Gutiérrez

9 – Cristian Roteño

9 – Leandro Parra

10 – Pablo Trejo

10 – Iván Gutiérrez

11 – Diego Ramírez

11 – Martín Ledesma

DT: Juan Carlos Bruno

DT: Ignacio Iglesias

12 – Simón Alarcón

12 – José Salvador

13 – Blas Graf

13 – Andrés Jáuregui

14 – Héctor Godoy

14 – Carlos Rivaldo

15 – Javier Amoroso

15 – Federico Mauad

16 – Sebastián Batista

16 – Nicolás Márquez

 

Arbitro: Manuel Barrientos

 

 

Goles:

PT: 4’ Baigorria y 28’ Roteño.

 

Amonestados: 30’ Armanelli, 42’ Ledesma, 60’ Rivaldo y 63’ Irigoyen (JN).

 

Expulsado: 63’ Rivaldo (JN) por doble amonestación.

 

Cambios:

52’ Mauad x Cardozo y Márquez x Omar (JN)

55’ Rivaldo x G. Gutiérrez (JN)

70’ Godoy x Trejo (S)

78’ Batista x Baigorria (S)

81’ J. Amoroso x Roteño (S)

 

 

Sportivo, imponiendo su localía ante un marco de público que se fue haciendo más numeroso a medida que el partido transcurría, venció 2 a 0 a Jorge Newbery de Lobería en el partido de vuelta de las semifinales de la Liga Necochea y así accedió a disputar la serie final frente al rival que se confirmará mañana entre Independiente de San Cayetano y Rivadavia de Necochea.

Tras el encuentro en tierras loberenses en el que el “albirrojo” pasó unos cuantos sofocones para conseguir el empate sin goles, en el Felipe Serafini, Juan Carlos Bruno armó un mediocampo poblado con una triple línea de contención para intentar entorpecer los avances de su rival y dos volantes creativos que cumplieron su labor acompañando al solitario Nicolás Baigorria.

 

 

Al “panza rayada” no le quedaba otra opción que salir a buscar la victoria debido a que la ventaja deportiva obtenida en la etapa regular los estaba eliminando. Y así sucedió en el mismísimo arranque del partido, cuando merced a un error en defensa, a poco estuvo Iván Gutiérrez de abrir el marcador. Del córner subsiguiente, fue el goleador del equipo, Leandro Parra, quien increíblemente marró el cabezazo en el área chica y de cara a un Darío Aranguren que no podía entender como su defensa había perdido su marca.

Pero poco le duró la inspiración inicial a la visita debido a que en el minuto 4, Diego Ramírez buscó desorientar a los rivales enviando un centro veloz que fue desviado por Baigorria dentro del área chica para abrir el marcador sin ningún tipo de inconvenientes.

 

 

La sociedad entre Pablo Trejo y Baigorria parecía funcionar a la perfección mientras que, desde la banda opuesta, Ramírez empezaba a enloquecer a quien osara marcarlo. De este modo a los 17 minutos y casi pegado a la raya de cal, vio adelantado al arquero Irigoyen y sin dudarlo buscó colar la pelota por encima de su posición con un disparo que salió muy cerca del travesaño.

Jorge Newbery buscaba, con Martin Ledesma y Lucas Pérez en la conducción sumado a las subidas constantes de Gonzalo Waslet, llegar al área de Aranguren con un buen número de futbolistas. La jugada más relevante se dio cuando un centro preciso de Waslet no fue conectado por la palomita que intentaba Parra solamente por el esfuerzo de Ever Peña para desviarla con su pie.

 

 

Mientras promediaba el primer tiempo, Baigorria consiguió desairar a Mario Cardozo para luego intentar poner la pelota por encima del adelantado Irigoyen, jugada a la que le faltó precisión en el instante decisivo.

Pero Sportivo ya demostraba que, jugando con la pelota en sus pies, iba a ser difícil que sufriera embates. Enseguida combinaron Trejo y Baigorria y este último, apareado por su marca, remató desviado.

 

 

Esa jugada fue la antesala al gol que definió la historia anímicamente, cuando en el minuto 28 Trejo inició el avance, le cedió el balón a Baigorria, quien dibujó a su antojo un slalom fantástico dentro del área para luego dejarle a Cristian Roteño el protagonismo de ser quien ampliara el marcador.

El golpe fue demasiado para un “aurinegro” que se veía a las claras no estar a la altura de su contrincante.

 

 

Casi llega el tercero con otro desborde de Baigorria, pero las manos de Irigoyen primero y la pésima definición con resbalón incluido de Roteño luego dejaron las cosas como estaban.

A falta de cinco minutos para irse al descanso, Mario Aguilera, bastión del mediocampo, le sirvió el gol a Emiliano Coppens en una jugada similar a la anterior y este último también le erró al arco.

 

 

La última ocasión tuvo como protagonista a Parra tras pase de Gutiérrez, aunque sin mucho Angulo de remate acabó desacomodando la red lateral del arco ante el control visual de Aranguren.

El inicio del complemento, con más batalla verbal que futbolística, poco dejó para el análisis. Ignacio Iglesias, técnico de la visita, buscó darle frescura a los ataques con los tempraneros ingresos de Federico Mauad por Cardozo, Nicolás Márquez por Claudio Omar y Carlos Rivaldo en lugar del lesionado Gustavo Gutiérrez.

 

 

A pesar de una jugada aislada en la que la velocidad de Baigorria le permitió probar los buenos reflejos del arquero con sus pies, el “albirrojo” dejó de atacar y se retrasó en el campo mientras que el loberense, con línea de tres en el fondo y Pérez ubicado como volante central, intentó ir en busca de la hazaña. Con la expulsión de Rivaldo por doble amonestación a ocho minutos de su ingreso, ya suerte estaba echada.

Blas Amoroso, con menos necesidad de cuidar la marca, se proyectó con criterio y desde 30 metros intentó sorprender a un arquero bien ubicado en el campo pero desbordado emocionalmente.

 

 

El recién ingresado Héctor Godoy dispuso de dos ocasiones para ampliar la ventaja, desaprovechando ambas. Una de ellas, asistido mediante un tacazo por Esteban Rodríguez, lo dejó cara a cara con Irigoyen con tiempo para elegir dónde colocar la pelota, pero su definición fue adivinada brillantemente. En la otra, a poco de culminar el partido, fue Ramírez quien le puso un pase preciso que no encontró una definición acertada.

Cuando ya todos miraban el reloj, Irigoyen volvió a salvar a su equipo frente a un remate aéreo del fresco Sebastián Batista.

Con el pitazo del cuestionado Manuel Barrientos se desató la locura de los jugadores que en ronda no paraban de saltar frente al hecho consumado de haberse convertido en el primer equipo en clasificar a las finales del torneo organizado por la Liga Necochea de Fútbol.

 

Crónica y fotos Gabriel Piacquadío