Deportes

|

Independiente 4 - Rivadavia 0: El decano fue el alumno

 

 

Independiente (San Cayetano) 4

Rivadavia (Necochea) 0

1 – Franco Costanzo

1 – Mirco Oliver

2 – Emiliano Cortés

2 – Matías Pérez

3 – Jonathan Suhit

3 – Juan Manuel Pérez

4 – Gabriel Darroquy (Capitán)

4 – Mariano Echeire

5 – Santiago Vásquez

5 – Gonzalo Fleming

6 – César Espende

6 – Santiago Montero

7 – Sebastián Corti

7 – Braian Berisiartúa

8 – Matías Jalil

8 – Lautaro Coronel

9 – Brian Cortadi

9 – Gonzalo Fuhr

10 – Daniel Azurmendi

10 – Diego Elía (Capitán)

11 – David Moreno

11 – Nicolás Fleming

DT: Lucas Lobos

DT: Pablo Fuhr

12 – Facundo Charmelo

12 – Marcos López

13 – Emanuel Truitiño

13 – Franco Gutiérrez

14 – Pablo Sosa

14 – Mauro Gutiérrez

15 – Maximiliano Ciarniello

15 – Pablo Larrea

16 – Matías Aranda

16 – Ignacio Inda

 

Arbitro: Javier Lacassagne

 

 

Goles:

PT: 11’ Cortadi, 22’ Jalil y 41’ Moreno.

ST: 25’ Moreno.

 

Amonestados: 15’ Montero (R), 25’ Coronel (R), 28’ Azurmendi (I) y 41’ Fuhr (R).

 

Expulsados: No hubo.

 

Cambios:

45’ F. Gutiérrez x J. Pérez (R) y Ciarniello x Vásquez (I)

59’ Aranda x Azurmendi (I) y Larrea x M. Pérez (R)

67’ Inda x Fuhr (R)

72’ Sosa x Moreno (I)

 

Reserva:

Independiente 4 – Jorge Newbery 1

Goles de Franco Maidana (2), Alejandro Novara y Bautista Bruno.

 

 

Independiente de San Cayetano ratificó la superioridad que venía mostrando a lo largo del torneo superando sin atenuantes a Rivadavia de Necochea en el Juan Bautista Marlats por 4 a 0 y accediendo a su segunda final consecutiva en la búsqueda de refrendar el título conseguido el año pasado.

En una serie semi-definida la semana anterior con el triunfo en condición de visitante sumado la ventaja deportiva en caso de empate en goles, el “albo” salió a la cancha con una formación que se sabe de memoria a liquidar la historia.

 

 

Lo logró en base a un juego de control de pelota, movimientos aceitados en todas las líneas, potencia y precisión en ataque y una solidez defensiva que nunca se vio comprometida por el “decano”, que probó con línea de tres en el fondo, haciéndole las cosas más fáciles al conjunto que esta tarde condujo desde el banco Lucas Lobos.

El local, marcando el ritmo que más le convenía, atacó principalmente por el sector derecho con Matías Jalil, Daniel Azurmendi y Gabriel Darroquy, mientras que la potencia de David Moreno por la banda opuesta fue suficiente para penetrar la defensa.

Si el comienzo del partido no tuvo un grito de gol fue solamente porque a Azurmendi nunca le terminó de bajar la pelota que encontró dentro del área, por lo que Mirco Oliver alcanzó a rechazar a tiempo.

Sebastián Corti, bastión del mediocampo junto a Santiago Vásquez, probó desde afuera del área con un exquisito remate que hizo sonar el metal del ángulo visitante.

 

 

Y el gol, como la validación de que la semifinal no podía escapársele, terminó llegando en el minuto 11, cuando en un contraataque comenzado en los pies de Jonathan Suhit y continuado por Moreno a pura potencia en velocidad, el final encontró a Brian Cortadi entrando en soledad de cara a Oliver para darle un pase a la red sin oposición alguna.

Rivadavia perdía en el mediocampo y equivocaba los caminos, haciendo que la pelota nunca le llegara con alguna ventaja a Nicolás Fleming, Braian Berisiartúa ni Gonzalo Fuhr.

Oliver le puso el pecho, o tal vez algo más, a un remate desde un par de metros de Moreno, que luego de bajar un pase larguísimo de Darroquy, fusiló al arquero sin contemplaciones.

Enseguida fue Azurmendi quien, tras un amague para desairar a su marcador, buscó el arco haciendo nuevamente que se luciera el arquero mientras volvía sobre sus pasos.

 

 

Los méritos se le caían de los bolsillos al “chimango”, que encontró una nueva ventaja cuando en un exceso de confianza perdió la pelota Santiago Montero en el borde del área ante la presión de Jalil, quien avanzó hasta encontrarse con el “uno” y mediante un remate rasante consiguió el 2 a 0 en el minuto 22.

Instantes después fueron Moreno primero y Azurmendi luego los que, teniendo la posibilidad de ampliar el marcador, se quedaron con las ganas de gritar goles.

El tercero, como consecuencia lógica de lo que se veía en cancha, sucedió en el minuto 41, comenzando con el robo en el mediocampo de Cortadi, encarando hasta llegar a medirse con Oliver. Si bien su gambeta final no fue del todo precisa, a su izquierda estaba Moreno, quien acompañaba la jugada y se encontró con la posibilidad de anotar su tanto, hecho que no pudo impedir ni el defensor que se desparramó sobre la línea del arco solamente para ayudar a hacer ingresar la pelota al mismo.

 

 

El “decano” estaba tan entregado que volvió de los vestuarios minutos antes de que se cumpliera el tiempo reglamentario esperando que la agonía fuera lo más corta posible. Para el segundo tiempo buscó reforzar la defensa aplicando una línea tradicional de cuatro jugadores y retrasando la posición de Berisiartúa al sector de volantes. En el “chimango” se dispuso el ingreso de Maximiliano Ciarniello en lugar del dolorido Vásquez.

A los 9 minutos la visita tuvo finalmente una situación de peligro con un cabezazo de Fuhr que se perdió cerca del primer palo ante la atenta mirada de Franco Costanzo.

Poco después en una jugada que incluyó un rebote en un defensor que le dio cierta incertidumbre, no consiguieron impactar la pelota Azurmendi ni Cortadi ante un Oliver que dudaba entre salir o quedarse bajo los tres palos.

 

 

A los 16’ Darroquy encontró a Ciarniello en soledad en el punto del penal, pero su disparo débil y anunciado fue rechazado sin dificultad por Gonzalo Fleming. Como contrapartida el “albiazul” construyó su mejor jugada del partido, que incluyó un preciso pase de Pablo Larrea para dejar cara a cara a Nicolás Fleming con Costanzo, pero el delantero le pegó tan mal que la pelota se perdió mansamente sin que nadie debiera intervenir.

El partido cayó en una meseta de intrascendencia que no pudo ser modificada por los ingresos de Matías Aranda y Pablo Sosa en el local ni por Ignacio Inda en la visita.

 

 

En el minuto 25 Independiente selló la goleada con otra definición sin oposición de Moreno en una jugada que encabezó Corti poniéndole un pase exacto entre la defensa a Aranda para que este enviara el centro rasante y letal.

Con un Rivadavia sin fuerzas ni ideas, para la anécdota quedaron dos jugadas más que completaron la tarde. En la primera, tras un gran pase a tres dedos de Sosa, fue Aranda quien decidió darle potencia en vez de precisión a su remate, desperdiciando su clara chance.

 

 

La segunda tuvo como protagonista a Ciarniello con un intento desde afuera del área que fue contenido Oliver, quien se lució volando hacia su palo derecho.

A dos minutos del final reglamentario el juez Javier Lacassagne se apiadó de la visita y bajó el telón.

Independiente, que a las claras demostró ser el mejor durante todo el año, ratificó como se venía suponiendo, que la final de la Liga Necochea de Fútbol tendrá dos clásicos sancayetanenses para definir quién será el campeón 2018, tal como sucedió hace veinte años atrás.

 

Crónica y fotos Gabriel Piacquadío