Deportes

|

Independiente 0 - Sportivo 0: La 12ª estrella del bicampeón

 

 

Independiente (San Cayetano) 0

Sportivo (San Cayetano) 0

1 – Franco Costanzo

1 – Darío Aranguren

2 – Emiliano Cortés

2 – Lucio Tolosa

3 – Jonathan Suhit

3 – Nahuel Echebarría

4 – Gabriel Darroquy (Capitán)

4 – Ever Peña

5 – Santiago Vásquez

5 – Mario Aguilera (Capitán)

6 – César Espende

6 – Emiliano Coppens

7 – Sebastián Corti

7 – Nicolás Baigorria

8 – Matías Jalil

8 – Esteban Rodríguez

9 – Brian Cortadi

9 – Cristian Roteño

10 – Daniel Azurmendi

10 – Pablo Trejo

11 – David Moreno

11 – Diego Ramírez

DT: Damián García

DT: Juan Carlos Bruno

12 – Facundo Charmelo

12 – Simón Alarcón

13 – Emanuel Truitiño

13 – Blas Amoroso

14 – Lucas Muñoz

14 – Héctor Godoy

15 – Maximiliano Ciarniello

15 – Javier Amoroso

16 – Matías Aranda

16 – Sebastián Batista

 

 

Arbitro: Rubén Vómero

 

Goles: No hubo

 

Amonestados: 60’ Jalil (I), 66’ B. Amoroso (S), 75’ Vásquez (I) y 78’ Ramírez (S).

 

Expulsados: 93’ Godoy (S).

 

Cambios:

28’ Ciarniello x Suhit (I)

61’ B. Amoroso x Peña (S)

63’ Muñoz x Jalil (I)

70’ Aranda x Cortadi (I)

73’ Batista x Roteño (S)

77’ Godoy x Echebarría (S)

 

 

El Juan Bautista Marlats volvió a vestirse de fiesta con la consagración de Independiente en la tarde de hoy al empatar sin goles en el clásico sancayetanense, resultado que le bastó para gritar bicampeón de la Liga Necochea de Fútbol ante dos hinchadas que le pusieron mucho calor y color a la definición.

Luego de la primera final ocurrida dos semanas atrás, en la que Sportivo cayó derrotado por 2 a 1 en el Felipe Serafini, todas las cartas se jugaban en este último partido que de no ser victorioso, no alcanzaría para levantar el trofeo. Para ello Juan Carlos Bruno determinó el ingreso de Emiliano Coppens y Nahuel Echebarría en la defensa, ambos regresados de sendas lesiones, como también un Diego Ramírez que intentó acompañar más de cerca a Nicolás Baigorria en el ataque.

Damián García, convencido del poderío de su equipo ideal, no realizó cambios ni en el once inicial ni en los cinco suplentes que esperaban en el banco en caso de ser necesitados.

El comienzo del encuentro trajo dos complicaciones para el “albo”. La primera de ellas fue el fuerte viento que azotó la cancha en dirección a la posición que ocupaba Franco Costanzo. La segunda resultó ser la actitud con la que Sportivo, a sabiendas de esta ventaja climática que duraría solamente 45 minutos, encaró los primeros instantes.

De este modo Ramírez, al igual que en la ida, intentó sorprender a Costanzo con un remate de larga distancia que esta vez con dificultad el portero consiguió desviar por sobre el travesaño.

 

 

Siete minutos tardó al menos el local en acomodarse en el campo de juego y retrucar los avances del visitante con algunas asociaciones, principalmente en la búsqueda de David Moreno y su habitual potencia ofensiva.

A los 12 minutos y por esa vía llegó el “albo” por primera vez. La jugada la inició Daniel Azurmendi con un pase que Moreno debió luchar con Coppens y, tras ganarle el mano a mano desde el suelo, sacó un zurdazo que consiguió rechazar Darío Aranguren.

Poco después las acciones de riesgo se trasladaron hacia el otro arco a través de jugadas de pelota parada. En la primera de ellas, con una pelota lanzada desde el círculo central y luego de un defectuoso rechazo de la defensa “chimanga”, Lucio Tolosa y Pablo Trejo alcanzaron a pegarle desde el suelo exigiendo una buena reacción de Costanzo.

A continuación y mediante otro tiro libre, esta vez a centímetros del lateral derecho, Ramírez encontró a Mario Aguilera saltando desmarcado en el segundo palo y cabeceando sin dirección en una situación que pudo haber sido la apertura del marcador.

 

 

Minutos más tarde, ante el agobiante calor que sufrían los veintidós protagonistas, Rubén Vómero los invitó a refrigerarse mientras Jonathan Suhit abandonaba el campo de juego con notorios signos de dolor, dejándole su lugar a Maximiliano Ciarniello. Este cambio dispuso que el recién ingresado jugara como volante por la derecha y Matías Jalil se retrasara hacia el lateral izquierdo.

Que la final fuera un clásico hizo que el buen juego raleara en todo su desarrollo, con pelotazos constantes, pocos intentos asociados, mucho nerviosismo y escasas situaciones de real peligro en las áreas.

A los 32’ Azurmendi fue quien aprovechó un defectuoso rechazo de cabeza para, sin siquiera acomodarse antes del remate, buscar de zurda desde la medialuna el arco de Aranguren, quien desvió la pelota elevándola.

Nuevamente se debió esforzar el arquero del “albirrojo” atenazando la pelota al ras del césped cuando Santiago Vásquez la recibió muy lejos del área y sin perder tiempo sacó el derechazo.

La respuesta llegó desde el pie de Ramírez, nuevamente de tiro libre y desde unos 30 metros de distancia, con un balón que se perdió a centímetros de un travesaño que Costanzo custodiaba celosamente.

Sobre el final de la etapa inicial fue Trejo el que se esforzó para ganar un tiro de esquina que posteriormente ejecutó buscando el gol olímpico y haciendo que arquero se luciera en el rechazo.

 

 

A los 8 minutos del complemento se produjo la mejor jugada de todo el partido, comenzando con las amagues de Ciarniello que dejaron en el camino a Coppens y Echebarría sobre el lateral y culminando con un centro que Brian Cortadi conectó de media chilena, exigiendo el vuelo de Aranguren para salvar su valla.

Fue el segmento en el que el “albo” acorraló a su rival, con Sebastián Corti efectuando una tijera que impactó en un rival e hizo sencillo el rechazo. Sin perder tiempo fue Moreno el que encaró hacia el área tras robarle la pelota a Ever Peña y, con su pierna menos hábil, remató elevadamente desde la medialuna.

 

 

De ahí en adelante fue el empuje de un “albirrojo” que no estaba dispuesto a darse por vencido de manera temprana el que lo acercó, aun sin claridad, a cierta ilusión de llegar a los penales.

Ramírez, el más desequilibrante de su equipo, ensayó una pisadita para luego enviar un centro largo que Trejo consiguió conectar de cabeza de pique al suelo y terminó en las manos de Costanzo.

A continuación se produjeron los ingresos de Blas Amoroso (empezó como lateral y fue adelantándose de a poco) en lugar de Peña y de Lucas Muñoz por Jalil, recién amonestado, que hizo que Corti ocupara el lateral izquierdo.

 

 

En el minuto 22 Azurmendi también quiso aprovechar el empuje del viento a través de un tiro libre que finalmente Aranguren rechazó al córner en la que fue la última jugada medianamente clara del local.

Tras otro parate para refrescarse se llevaron a cabo las sustituciones de Matías Aranda por el lesionado Cortadi y de Sebastián Batista por Cristian Roteño.

Independiente se retrasaba cada vez más, Moreno cansado de tanto correr era solamente una camiseta blanca en el sector del mediocampo y a Sportivo, que ya contaba con Héctor Godoy en cancha, lo corría el reloj.

Cuando transcurría el minuto 36, una corrida por la derecha de Nicolás Baigorria culminó en un centro que el “uno” creyó controlado y, tras pegar en el travesaño, terminó siendo despejado por Gabriel Darroquy mientras Ramírez se aprestaba a impactar la pelota con su cabeza dentro del área chica.

 

 

Con un dibujo de desesperación, Coppens era un delantero más mientras que Aguilera hacía las veces de lateral por la derecha.

Godoy cerca estuvo de convertirse en el héroe de la jornada cuando amagó ante Muñoz y finalizó la jugada con un derechazo que se perdió a menos de un metro del ángulo de un atónito Costanzo. Poco después fue Blas Amoroso el que, en una posición similar, intentó por abajo pero sin contar con la suerte necesaria.

 

 

Con el tiempo ya cumplido fue Batista el que se llevó la pelota a los empellones y terminó buscando el centro de zurda que sin problemas controló el arquero que minutos después sería galardonado como el de menor cantidad de goles recibidos a lo largo del año.

Tras la obvia expulsión de Godoy por una patada desde atrás a Muñoz, hasta Aranguren fue a cabecear en la última, que se desarrolló a los casi 51 minutos de juego, pero que no cambió el trámite de la historia.

 

 

Segundos después, el silbatazo de Vómero coronaría a Independiente como el bicampeón de la Liga Necochea de Fútbol, en lo que fue justicia, teniendo en cuenta la sumatoria de partidos del 2018, más allá de este flojo partido final.

 

 

Crónica Gabriel Piacquadío 

 Fotos Jorge Dip