Deportes

|

Noche de gloria chimanga

 

 

El Polideportivo Municipal se vistió de fiesta en la noche de ayer con la consagración de Independiente de San Cayetano como campeón de la Copa Neconaranja de la Asociacion de Básquetbol de Necochea tras el tercer encuentro de la final en la que derrotó por amplio margen a Villa del Parque de Necochea por 72 a 59.

 

 

Tras el minuto de silencio en memoria de Carlos Omar Rodríguez y poco después de las 21:30, hora pautada para el comienzo del partido definitorio, los jueces bahienses lanzaron la bola al aire para dar comienzo al momento deseado por los cientos de hinchas presentes.

 

 

El comienzo del partido reflejó la constante pero errática presencia de Gonzalo Orofino como eje del “chimango”, las buenas intervenciones de Diego Beaín en ataque (4 dobles) y defensa y las sencillas bandejas con las que Villa del Parque tomó la delantera, dominando el marcador con un goleo muy repartido que recién se dio vuelta mediante el doble de Mariano Novara a falta de 2’40” (15-13). El cuarto finalizó de gran manera para el local con el triple de Orofino sobre la chicharra que lo posicionó 22-15.

 

 

El segundo segmento fue el de menos goleo para ambos finalistas, con muchísimos tiros errados. El “león” se apresuró en varias ofensivas, perdiendo la posibilidad de obtener los rebotes, hecho que irritaba notoriamente al DT Fernando Perales. Mientras solamente consiguió 5 puntos en 10 minutos, en ese mismo período Independiente sumaba 11 que lo alejaban en el tanteador, principalmente por Juan Pablo Trapote (6 puntos).  En los 3 minutos que restaban para el descanso, Villa del Parque descontó hasta quedar 25-33 al tiempo que el local continuaba con la mira desviada desde el perímetro.

 

 

Luego de un descanso en el que el técnico visitante no paró de darle indicaciones a Joaquín Saccomano, la cuarta falta de Beaín lo obligó tempranamente a sentarse en el banco, hecho que aprovechó Leonardo Saltapé para clavar dos triples mientras Trapote atraía la doble marca. Increíblemente fue el período en el que Emmanuel Harstock consiguió sumar sus primeros puntos gracias a un triple y dos faltas antideportivas, que sumados a los 4 de Mariano Novara anunciaba que el 53-37 sería indescontable.

 

 

El último cuarto estuvo de más, con el “chimango” yendo mucho a la línea de tiros libres, un doble de Trapote recién a los 3 minutos de juego, una buena defensa del equipo que, de la mano de Harstock, lógicamente sería el campeón y un “león” incómodo desde todo punto de vista esperando el final.

 

 

Con 30 segundos por jugarse, la Copa Neconaranja oyó el pitido final y se desató la alegría contenida de jugadores, cuerpo técnico e hinchas que esperaron 20 años para volver a ser los mejores.

 

 

Síntesis:

Independiente: Emmanuel Harstock 8, Mariano Novara 10, Gonzalo Orofino 14, Diego Beaín 12, Juan Pablo Trapote 18 (f.i.), Rodrigo Arana 4, Leonardo Saltapé 6 y Emmanuel Christiansen.

Villa del Parque: Joaquín Saccomano 4, Nicolás Roumec 18, Hernán Pastrello 8, Franco Yarussi 6, Valentín Gonella 14, Lucas Roumec 9 y Emanuel Giles.

 

Crónica y fotos Gabriel Piacquadío