Deportes

|

Amigándose con el básquet

 

 

No hay placer mayor al de un proyecto que se convierte en realidad. Ideado por Simón Basualdo y Patricio Ferrairone, el Club de Amigos de San Cayetano es el reflejo de esta idea.

Un espacio en el que, basado en los valores del rugby, los gordos, los flacos, los altos, los bajos, los veloces, los posicionales, los jóvenes y los no tanto tienen una función imprescindible: divertirse y mejorar (en la medida de cada uno) su condición física. La motivación es el básquet, un deporte tan conocido como faltante en San Cayetano para aquellos que no poseen un entrenamiento adecuado para competir.

 

 

Desde hace poco más de un mes y de manera totalmente gratuita, el proyecto de Basualdo y Ferraione se hizo realidad gracias al apoyo de la Secretaria de Deportes y Turismo comandada por Pablo Tesone, que les brindó un horario para utilizar el Polideportivo Municipal (jueves de 14 a 15:30 hs) para aquellos a los que el calor del mediodía les hiciera imposible acercarse hasta el playón deportivo ubicado frente a la Capilla La Resurrección.

 

 

Allí, los tímidos y los verborrágicos dejan sus preocupaciones y sus egos de lado para hacer una pequeña entrada en calor, algunos ejercicios con pelota tan necesarios a fin de no arriesgar el físico y luego sí, a probar suerte al aro.

Jugando en media cancha o en cancha entera según la predisposición de los asistentes, hasta los profes son participes de ese momento “sagradamente recreativo” en el que cada uno es tan importante como el que está al lado. El promedio de “amigos” que se acercan es de 15, con una franja etárea mixta que va desde los 15 años hasta los 48 y con la idea de sumar cada día más para formalizar la experiencia en el 2020 con tres días fijos de juntada.

 

 

Según los profesores, que pusieron la piedra fundamental de esta iniciativa mediante publicaciones en Facebook e Instagram y que hoy se manejan a través del Whatsapp para no perder oportunidad de sumar una jornada más de actividad cuando el clima lo permite, la idea es a futuro armar un equipo para jugar algún torneo de maxi básquet en la zona. Y quienes no quieran o no puedan sumarse podrán seguir aprendiendo de este hermoso deporte, respaldando su autoestima y generando un sentido de pertenencia.

 

 

Los creadores de este proyecto se conocieron allá por 2004 al coincidir en la primera división de Independiente de San Cayetano. La trayectoria de Basualdo incluye participación en el Club Ciudad de Necochea, Huracán de Necochea, Ferro de Buenos Aires, Sport Club de Tres Arroyos y Colegiales de Buenos Aires para un Torneo Federal B. Por el lado de Ferrairone, tuvo su formación basquetbolística en Kimberley de Mar del Plata, luego jugó en Quilmes de Mar del Plata, Club Teléfonos y la Universidad Fasta.