fbpx

San Cayetano antes de ser San Cayetano, por Lucas Bilbao

Hoy San Cayetano cumple 110 años de su creación o reconocimiento por parte del gobierno provincial. Hace unos años mientras preparaba mi tesis doctoral, revisando los documentos del Archivo Histórico Municipal de Tandil encontré esta nota firmada por Victorio de la Canal, en la que escribe al comandante militar de Tandil poniendo de manifiesto uno de los problemas centrales del período: el “servicio” de las armas en la frontera. La misma data de 1870 y el sitio desde donde la envía es su estancia “San Cayetano”, base de la comandancia del partido de Necochea.

Nunca había visto un documento de tan temprana fecha para esta zona. Si bien nuestro pueblo no existía, este documento me hizo pensar por un momento cómo fue “San Cayetano antes de ser San Cayetano”. Y a decir verdad imagino que no tuvo nada de extraordinario: fue un territorio más dentro del inmenso espacio de la campaña rural de Buenos Aires y la gente que aquí vivía, radicada en estancias y caseríos, tampoco tuvo nada de excepcional. Aún así, quería imaginar cómo sería vivir en ese gran escenario casi al nivel del mar, sólo transitado a caballo y cortado por arroyos.

El filósofo e historiador Michel de Certau escribió que “la historia comienza al ras del suelo, con los pasos”. Las variedades de pasos son hechuras de espacios y estas hechuras “tejen los lugares”. Casi siempre hemos buscado y apelado a los “grandes hombres” hacedores de la historia. Por eso me gustó este ejercicio de mirar esa misma historia desde el suelo, desde el piso de tierra. No como un relato predeterminado, sino como una historia cargada de conflictos, de sinsabores y otros muchísimos promisorios momentos. Hombres y mujeres que nunca conocimos -como el joven Manuel Herrera o su mamá que aparecen en la nota-, que poco tuvieron de extraordinario y que sin embargo anduvieron por el mismo suelo, tuvieron sus amores y temores, se divirtieron con sus vecinos y sus vecinas, le escaparon a la ley y supieron de arreglárselas con lo puesto. Me gusta esa historia humana, despojada de grandes finales porque al fin y al cabo no se termina, se reinventa al ras del suelo, con los pasos que vamos dando.

Lucas Bilbao

Comandancia de Necochea

San Cayetano, Sbre. 16 de 1870

Al Sor. Comandante Sustituto del Tandil Dn. Daniel Jurado

El que firma á recibido la nota de U. de fecha 12 del corriente y por ella me reclama al Guardia Nacional Manuel Herrera que dice no tener la edad y amas ser hijo único de viuda.

Este individuo fue mandado por un Capitán de este Escuadrón y en la nota que me pasa medise aber separado y amas tenía abiso ya esta comandancia que este y otros hermanos de este siempre que veian comisiones disparaban a este Partido al del Tandil y como el Comandante M. me abia autorisado y el mis. Sub Inspector pa. que mandase todo indibiduo que se toman en este Partido, particularmente al Tandil u otro Partido, fue que dí á ese soldado.

Sobre si es hijo único de viuda, nada puedo decirlo porque las papeletas no se las á mandado aun el capitán amas el individuo ya á marchado, lo único que podré hacer es que mandare otro cuando mande el contingente para que lo cambien.

Dios gue. á Ud. ms. as.

Victorio de la Canal