fbpx

Se le escurrió el triunfo en el último minuto

Anoche, por la octava fecha de las Eliminatorias Sudamericanas disputada en Barranquilla, Argentina estuvo a segundos de conseguir una valiosa victoria frente a Colombia, pero un conjunto de errores defensivos le posibilitó al conjunto local llegar al empate 2 a 2 en un partido en el que, por lesión del arquero titular, Agustín Marchesín ocupó el arco “albiceleste”.

El Estadio Metropolitano Roberto Meléndez fue testigo en la noche de ayer de un partido que pudo suponer un despegue para el combinado conducido por Lionel Scaloni, que a los 7 minutos del primer tiempo ya había conseguido una diferencia de dos goles gracias al cabezazo de Cristian Romero y a la sutil definición de zurda de Leandro Paredes. Pero lamentablemente, cuando el juez Roberto Tobar miraba insistentemente su reloj, se tuvo que conformar con un punto con gusto a poco que de todos modos le permite seguir siendo el escolta del imparable Brasil.

 

 

Marchesín, que ingresó a los 39 minutos de la primera mitad tras la lesión que sufrió Emiliano Martínez al golpear con su cabeza el césped luego de descolgar un centro, sumó 65 minutos en el arco argentino y, hasta el instante en el que no consiguió atrapar la pelota que derivó en el gol local, prácticamente no tuvo incidencia en el juego.

Ya sea por una buena defensa del combinado nacional, por impericia colombiana, o malas decisiones al momento del remate final, el portero sancayetanense estaba teniendo una noche verdaderamente tranquila que fue empañada por la última jugada.

La falta de actitud “cafetera” de la primera mitad pareció corregirse tras el entretiempo. El equipo de Reinaldo Rueda se encontró a los 6 minutos con el inexplicable penal cometido por Nicolás Otamendi que Luis Muriel transformó en el descuento al engañar a Marchesín con su remate bajo y contra el palo derecho del “uno”.

 

 

Pero la levantada no fue tal, debido a que exceptuando un par de jugadores que conducían a su Selección, como Muriel o Juan Cuadrado, a Colombia le faltaban ideas ofensivas y Argentina, sin dominar, se defendía con la pelota en su poder en un encuentro muy cortado por las infracciones.

A los 12 minutos fue David Ospina el que le volvió a negar el gol a Lionel Messi al desviar una pelota que pedía ángulo. Poco después Lautaro Martínez desperdició otra oportunidad tras un pase del “10”, jugada tras la cual Colombia volvió a controlar las acciones por un buen rato e incluso consiguió hilvanar una jugada entre Miguel Borja y Muriel que no necesitó la intervención de Marchesín.

Pero no hubo mucho mas del local, mientras que Argentina pudo haber ampliado el marcador si Lautaro Martínez hubiera aprovechado su chance o si Ospina no se hubiera quedado con un fuerte remate rasante de Messi que parecía tener destino de red.

 

 

Mientras se acercaba el minuto 49, una displicente salida de Juan Foyth derivó en el un centro de Cuadrado que fue flojamente defendido por el mismo Foyth y aprovechado por Borja para, con un cabezazo de pique al suelo, derrotar a Marchesín en una jugada que a algunos le trajo reminiscencias del tanto del camerunés François Omam-Biyik en Italia 1990.

En tan solo cinco días Argentina comenzará su participación, finalmente en tierra brasileña, en una nueva edición de la Copa América ante el combinado chileno en el Estadio Olímpico Nilton Santos, con la esperanza de poder cerrar un ciclo de 28 años sin títulos. Para esta cita Lionel Scaloni deberá achicar su lista de convocados y sacar a cuatro jugadores de los que compitieron en la doble fecha de Eliminatorias.