Rafael Trave, restaurador de motos antiguas 1° parte

Rafael Trave se gana la vida como propietario de un taller de chapa y pintura, pero desde adolescente cultiva la pasión por el motociclismo. La primera moto con la que tuvo contacto era de uno de sus hermanos. Luego se vinculó con Walter Travaglia, un destacado corredor de nuestra ciudad, al que le fue arreglando elementos de su vehículo de competición.

Pero ligado a su amor por los elementos que tengan años de historia, sus dos pasiones de fusionaron y empezó a restaurar motos, a darles vida nuevamente y a tener en su taller decenas de “dos ruedas” que esperan andar de nuevo por las calles como la Puma que le permitió obtener premios en la región.

Detallista en su máxima expresión, el “Rafa” quiere cumplir el sueño de tener un museo cuando logre reparar esas máquinas que esperan pacientes colgadas en un sector de su lugar de trabajo y pertenecieron a personajes entrañables de San Cayetano.