Retenciones: una medida devastadora para la producción

La Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias manifiesta su más absoluta consternación ante las
declaraciones del Presidente de la Nación, Alberto Fernández, en las que acusa a todos los productores
argentinos y al campo en general de ser los responsables del aumento de los precios y los amenaza con
implementar un aumento de retenciones o cupos de exportación, dos medidas devastadoras para la producción.

Pocas veces en la historia democrática se vio a un Presidente dirigirse tan injustamente a millares de argentinos
por el solo hecho de llevar a cabo una actividad lícita y noble, como es la producción de alimentos. Peor aun,
amenazarlos públicamente frente al resto de sus compatriotas y al mundo, a partir de una acusación sin ningún
tipo de fundamento, humillándolos, una vez más, con una actitud que no se condice con su investidura ni con la
debida mesura e imparcialidad que debe exhibir la máxima autoridad de la Nación.

Parece mentira que debamos reiterar algo que ya expresamos en innumerables ocasiones y que las autoridades
deberían saber y reconocer: los productores no somos formadores de precios.
Nuestra actividad incide ínfimamente en el precio final de los alimentos. En su composición impactan muchísimo
más los costos provenientes de otros eslabones de la cadena y, sobre todo, del Estado, a través de los impuestos
y tributos.

Por lo tanto, sería mucho más fácil para el Gobierno eliminar o reducir esos impuestos –incluso en
forma segmentada si lo quisiera- que fijar nuevas alícuotas o cupos a la exportación, tan necesaria por cierto
para la generación de divisas y la creación de empleo. De avanzar en este sentido errado, se desataría un nuevo
conflicto con el campo.

Estamos convencidos de que exacerbar el ánimo de los productores es un gran error, especialmente en un
momento en que se requiere mayor producción para poder mantener abastecidos los mercados en época de
pandemia justamente a precios accesibles. Por momentos pareciera que a muchos funcionarios la ideología les
impidiera entender una de las leyes básicas de la economía de Argentina y cualquier parte del mundo: a mayor
oferta, menor precio.

Tampoco es cierto que no hayamos formulado propuestas. Cuando el Presidente era aún candidato le acercamos
un documento con 14 propuestas elaborado por esta Comisión, que le volvimos a acercar en ejercicio de su
mandato. Ese documento fue compartido varias veces con distintos miembros del Gabinete. Allí están
contenidas nuestras ideas, sobre las cuales nunca recibimos una devolución.

Las causas de la suba de los alimentos, por tanto, no debería buscarse en la producción ni en su estructura de
costos -que por cierto no está pesificada como se sugiere ya que la mayoría de los insumos se cotizan al dólar
libre- sino en el exceso de emisión monetaria y el enorme déficit fiscal, que deteriora la capacidad de compra
de los salarios.

La receta de atacar el aumento de precios con instrumentos tan destructivos como los derechos
de exportación o los cupos se utilizó en el pasado reciente con sonoros fracasos que diezmaron la producción y
las exportaciones, fulminaron mercados y la imagen de nuestro país como productor y exportador, y socavaron
el ánimo y la capacidad de inversión de los productores, reduciendo drásticamente la superficie sembrada y los
volúmenes generados.

Asimismo, se deben revisar las distintas cadenas para constatar dónde se generan las
distorsiones, que desde hace años suceden, en detrimento de productores y consumidores, avalada por la
inacción del Estado que no ejerce su rol de contralor.

Atacar a la producción en nombre de “la mesa de los argentinos” además de injusto es peligroso, ya que
pretende crear una falsa dicotomía y una grieta donde no la hay. La gran mayoría de los argentinos valora la
actividad de los productores y el hecho de que aun en plena pandemia continuaron produciendo y trabajando,
arriesgando su salud y la de sus familias. Mientras otros gobiernos destacan el rol de sus productores, el nuestro
nos vapulea y enfrenta al resto de la ciudadanía.

Por todo esto, y con el objetivo de hablar sobre nuestras propuestas y aclarar las dudas que aun hoy pueda tener
el presidente sobre nuestro sector, quedamos a disposición para reunirnos con el primer mandatario.